La Corte IDH encontró una violación de los requisitos del Artículo 21 párrafo 1 y el Artículo 21 párrafo 2 en relación con el Artículo 25 párrafo 1, el Artículo 25 párrafo 2 subpárrafo "c", el Artículo 26 y el Artículo 1 párrafo 1 de la CADH en relación c

Заголовок: La Corte IDH encontró una violación de los requisitos del Artículo 21 párrafo 1 y el Artículo 21 párrafo 2 e Сведения: 2020-07-31 05:10:31

Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 06 de marzo de 2019 en Muelle Flores v. Perú (Serie C caso no. 375).

El solicitante recibió asistencia para preparar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Washington, EE. UU.).

Posteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remitió la queja del solicitante a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (San José, Costa Rica). La denuncia fue luego comunicada a Perú.

En el caso, se consideró con éxito una queja sobre la violación del derecho a la protección social en relación con la negativa a pagar una pensión.

En el caso se apela la violación del derecho a la protección social en relación con la negativa a pagar una pensión.


LAS CIRCUNSTANCIAS DEL CASO


El 30 de septiembre de 1990, el solicitante, Oscar Muel Flores, se retiró de su trabajo en la empresa estatal Minera Especial Tintaya Ltd (en adelante, "la empresa"). El 27 de enero de 1991, la compañía suspendió sus pagos de pensión. Luego de la suspensión, el solicitante presentó una demanda con amparo ante el Quinto Tribunal Civil de Lima, que ordenó a la compañía que reanudara los pagos de pensión. La decisión del tribunal fue confirmada por el tribunal de apelación y luego por el Tribunal Supremo en su fallo del 2 de febrero de 1993, que invalidó la suspensión del pago de la pensión.

El 17 de febrero de 1993, la empresa renovó la suspensión de los pagos de pensiones a varios ex empleados, incluido el solicitante. Este último nuevamente presentó una queja ante el amparo, buscando beneficios y daños por jubilación. El Tribunal Constitucional peruano ordenó a la empresa que continuara pagando la pensión del solicitante, pero desestimó el reclamo del demandante por daños y perjuicios. La empresa solicitó una revisión judicial de la decisión administrativa y que la reinserción del solicitante en el régimen de pensiones se declare inadmisible. El tribunal de primera instancia otorgó los reclamos de la compañía, pero su decisión fue revocada por la demanda del solicitante por la Corte Suprema peruana, que concluyó que los reclamos eran infundados. Los procedimientos de supervisión con respecto a la ejecución de la primera queja de amparo presentada por el solicitante aún están pendientes. Además, en 1994 la empresa fue privatizada de conformidad con el Decreto Ley n. 674, que estableció obstáculos adicionales para que la empresa cumpliera con las órdenes judiciales que ordenaban el pago de la pensión del solicitante.


PREGUNTAS DE LEY


La Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante, la Corte Interamericana) decidió que las autoridades peruanas tenían la obligación de pagar la pensión, como los tribunales determinaron, de manera inmediata, eficiente y rápida, ya que era un derecho que abordaba las necesidades básicas y reemplazaba el derecho a recibir salarios. ... Además, la Corte Interamericana señaló que las autoridades peruanas también debían establecer de manera explícita y clara qué organización era responsable de la ejecución de la sentencia, lo que no se hizo en el presente caso. La Corte Interamericana indicó que en el presente caso la carga se transfirió a la víctima. Además, la Corte Interamericana de Justicia señaló que han transcurrido 26 y 19 años, respectivamente, desde las sentencias de 1993 y 1999. Este período influyó en el estado legal de la víctima, dado que era una persona mayor con capacidades financieras limitadas. Teniendo en cuenta los hechos anteriores, la Corte Interamericana concluyó que las autoridades peruanas no actuaron con prontitud, lo que era necesario en vista de la posición vulnerable del solicitante y el hecho de que el plazo no era razonable. Por lo tanto, las autoridades peruanas han violado los requisitos del artículo 8, párrafo 1 del artículo 25 y el subpárrafo "c" del párrafo 2 del artículo 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos en relación con el párrafo 1 del artículo 1 y el artículo 2 de esta Convención.

Además, la Corte Interamericana ha expresado por primera vez su opinión sobre el derecho a la protección social. Se refirió al derecho autónomo de recibir una pensión como parte de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. También señaló que los elementos constitutivos de este derecho podrían derivarse del artículo 45 de la Carta de la Organización de los Estados Americanos a la luz de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y otros tratados y documentos internacionales de derechos humanos. Debido al incumplimiento de las decisiones de los tribunales nacionales, el derecho del solicitante a una pensión no estaba adecuadamente protegido. Además, estas decisiones no se han ejecutado hasta la fecha, ya que los procedimientos del caso aún están pendientes. Además, la Corte Interamericana ha encontrado que en el contexto del impago de una pensión legalmente reconocida, los derechos a la protección social, la seguridad de la persona y el respeto a la dignidad humana están vinculados y, en algunos casos, la violación de uno de ellos puede afectar directamente al otro, en en particular en casos que involucran a ancianos. La Corte Interamericana determinó que la denegación del derecho a la protección social durante 27 años causó graves daños a la calidad de vida y el reembolso médico del solicitante, que necesitaba protección social debido al hecho de que era una persona mayor con discapacidad. Las irregularidades causadas por la falta de pagos de pensiones no se limitaron a las causadas por demoras irrazonables, ya que la pensión era la única fuente de ingresos del solicitante. El continuo impago de la pensión condujo inevitablemente a la inestabilidad de la situación financiera del solicitante, lo que afectó su capacidad para satisfacer sus necesidades básicas, lo que a su vez tuvo consecuencias para su estado psicológico y moral, así como el respeto a la dignidad humana. Por lo tanto, los mecanismos existentes no pudieron garantizar el derecho pertinente y las autoridades del Estado demandado violaron el Artículo 26 en relación con el Artículo 5, el Artículo 8, párrafo 1, el Artículo 11, párrafo 1, el Artículo 25, párrafo 2 (c) y el Artículo 1, párrafo 1, y el artículo 2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Además, dado que la falta de protección judicial afectó el derecho de la víctima a una pensión que se convirtió en parte de su propiedad, la Corte Interamericana resolvió que las autoridades peruanas violaron el derecho a la propiedad privada garantizado por el artículo 21, párrafo 1, y el artículo 21, párrafo 2, en conjunto con el artículo 25, párrafo 1, el artículo 25, el párrafo 2 (c), el artículo 26 y el artículo 1, párrafo 1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.


COMPENSACIÓN


En vista de las violaciones que encontró, la Corte Interamericana ordenó a las autoridades peruanas:

(i) restablecer el recibo de la pensión del solicitante, que también incluía la obligación del Estado de garantizar la prestación de atención médica a través del Plan de Salud Social del Perú (Es Salud);

(ii) publicar el presente Reglamento y su resumen oficial;

(iii) pagar los montos especificados en la sentencia con respecto a daños materiales e inmateriales, pérdida de ingresos y costos de jubilación, y pagar los costos incurridos por el Fondo de Asistencia Legal para Víctimas.

 

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.