IACHR encontró una violación de los requisitos de ACHR en relación con los solicitantes.

Заголовок: IACHR encontró una violación de los requisitos de ACHR en relación con los solicitantes. Сведения: 2020-07-30 04:18:44

Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 20 de noviembre de 2018 en Villamizar Durán y otros c. Colombia (Serie A no. 364).

Se ayudó a los solicitantes a preparar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Washington, EE. UU.).

Posteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remitió la queja del solicitante a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (San José, Costa Rica). La denuncia fue luego comunicada a Colombia.

El caso abordó con éxito una denuncia de asesinatos (también conocidos como falsos positivos, logros erróneos) cometidos por miembros de las Fuerzas Armadas de Colombia en ataques contra civiles en diferentes partes del país.

El caso trata de asesinatos (también conocidos como falsos positivos, logros erróneos) cometidos por miembros de las Fuerzas Armadas de Colombia en ataques contra civiles en diferentes partes del país.


LAS CIRCUNSTANCIAS DEL CASO


El caso se refería al asesinato en la década de 1990 de seis civiles por parte de miembros de las Fuerzas Armadas de Colombia durante el conflicto en ese país. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante, la Corte Interamericana) determinó que cinco víctimas fueron asesinadas por personal militar como resultado del modus operandi, más tarde conocido como "logros erróneos", que se caracterizaron por el asesinato de civiles, en lo sucesivo denominados miembros de grupos armados ilegales que participaron en los conflictos. de 1995 a 1997. Los asesinatos ocurrieron en tres departamentos colombianos, a saber, Arauca, Santander y Casanare. El caso también se refiere al asesinato de un civil por un militar fuera de servicio en 1992 en el área de Hato Corozal.


PREGUNTAS DE LEY


La esencia de la denuncia. Artículo 4, párrafo 1 (derecho a la vida), artículo 5, párrafo 1 (derecho al trato humano), artículo 7 (derecho a la libertad personal), artículo 11, párrafo 1 (derecho al honor y la dignidad), junto con el artículo 1, párrafo 1 (deber respetar y garantizar los derechos sin discriminación) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante - CADH).

En un procedimiento ante la Corte Interamericana, las autoridades colombianas han reconocido su responsabilidad internacional por ciertos actos y omisiones relacionados con la ejecución por parte de los militares de cinco civiles.

La Corte Interamericana sostuvo que las autoridades colombianas eran responsables de la violación del derecho a la vida de las víctimas, así como de la violación del derecho a la seguridad y la libertad de las cuatro víctimas (en relación con su privación de libertad y el trato al que fueron sometidas antes de la ejecución). Las autoridades colombianas también fueron responsables de la violación del derecho al honor y la dignidad de las dos víctimas y sus familiares (ya que las autoridades hicieron una afirmación infundada de que las víctimas eran guerrilleros asesinados en un enfrentamiento armado).

Con respecto al asesinato de un civil por parte de miembros de las fuerzas armadas que no estaban de servicio, la Corte Interamericana determinó que las autoridades colombianas eran responsables (responsabilidad ultra vires del Estado) y que el acto era una violación del derecho a la vida. Según la Corte Interamericana, la víctima fue asesinada por un hombre que razonablemente podría esperarse que lleve a cabo estas acciones en nombre del estado. Asimismo, la Corte Interamericana concluyó que las autoridades colombianas fueron responsables de la violación del artículo 7 de la CADH, dado que se violó el derecho de la víctima a la libertad personal. Además, dado que la víctima murió a causa de 14 puñaladas, la Corte Interamericana dictaminó que era razonable suponer que la víctima experimentó un sufrimiento previo a la muerte que violaba su integridad personal.

Por otro lado, con respecto a la presunta tortura de tres víctimas, la Corte Interamericana de Justicia señaló que no había pruebas suficientes de que las víctimas fueran torturadas. La Corte Interamericana encontró que el informe forense indicaba que las lesiones en los cuerpos de las víctimas probablemente fueron causadas por disparos para matar a las víctimas en el lugar en lugar de someterlas a malos tratos intencionales que podrían causarles sufrimiento a largo plazo.

La esencia de la denuncia. Artículo 8 (1) (derecho a un juicio justo), 25 (derecho a un recurso legal) junto con el Artículo 1, párrafo 1 (deber de respetar y garantizar los derechos sin discriminación) ACHR y los Artículos 1, 6 y 8 de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura para ellos.

Con respecto a los derechos a las garantías judiciales y la protección judicial, se observó que las autoridades colombianas admitieron en parte su responsabilidad y que no hubo problemas contenciosos con respecto a la violación:

(i) la garantía de un juez competente establecido en relación con el hecho de que un tribunal militar investigó y procedió a la muerte de cinco víctimas;

(ii) el requisito de un plazo razonable para la revisión por los tribunales de jurisdicción general en la investigación y los procedimientos por la muerte de tres víctimas;

(iii) Artículos 1 y 8 de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura, en perjuicio de los derechos de los familiares de las tres víctimas. La Corte Interamericana determinó que las autoridades colombianas eran responsables de la violación del derecho a las garantías judiciales y la protección judicial de los familiares de las cinco víctimas porque no actuaron con la diligencia debida en la investigación de las muertes de las víctimas.

Con respecto a la presunta violación del artículo 6 de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura, en perjuicio de los derechos de los familiares de las tres víctimas, la Corte Interamericana dictaminó que las autoridades colombianas fueron responsables de la violación de ese artículo de la Convención, ya que no iniciaron una investigación sobre las presuntas denuncias de tortura. a las víctimas.

En cuanto a la presunta violación de la garantía de una audiencia por parte de un juez competente sobre una investigación por parte de los militares sobre el asesinato de un civil por un soldado que no estaba de servicio, la Corte Interamericana no examinó esta denuncia, ya que no hubo violación con respecto a la investigación y el juicio de ese hecho.

En conclusión, la Corte Interamericana encontró, como consecuencia directa de las circunstancias del presente caso, que los familiares de las víctimas experimentaron sufrimiento que afectó su integridad psicológica y moral.


COMPENSACIÓN


La Corte Interamericana sostuvo que esta sentencia per se era una forma de compensación e indicó, entre otras cosas, que las autoridades colombianas estaban obligadas a:

(i) continuar y conducir la investigación y el juicio del caso;

(ii) publicar este Reglamento y un resumen oficial del mismo;

(iii) admitir públicamente su responsabilidad;

(iv) brindar asistencia psicológica y / o psiquiátrica a los familiares de las víctimas que lo hayan solicitado;

(v) pagar una indemnización por daños materiales e inmateriales, así como una indemnización por costos y gastos legales.

 

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.