La CIDH encontró una violación de los requisitos del artículo 26 en relación con los artículos 13, 7 y 11, párrafo 1 del artículo 1, artículos 4 y 5 de la CADH en relación con el solicitante.

Заголовок: La CIDH encontró una violación de los requisitos del artículo 26 en relación con los artículos 13, 7 y 11, p Сведения: 2020-07-25 04:12:24

Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 08 de marzo de 2018 en Poblete Vilches y otros c. Chile (Serie C, no. 349).

Se ayudó a los solicitantes a preparar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Washington, EE. UU.).

Posteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remitió la queja del solicitante a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (San José, Costa Rica). La denuncia fue luego comunicada a Chile.

El caso abordó con éxito una queja sobre las obligaciones del estado en relación con los derechos de las personas mayores en el campo de la atención médica y la vida.

El caso examina las obligaciones del estado en relación con los derechos de las personas mayores en el campo de la atención médica y la vida.


LAS CIRCUNSTANCIAS DEL CASO


Poblete Vilches, un hombre de 76 años, ingresó en un hospital público dos veces en enero y febrero de 2001. Durante su primera visita al hospital, sufrió de insuficiencia respiratoria extremadamente severa. Mientras Poblete Vilches estaba inconsciente, se sometió a cirugía sin el consentimiento de los miembros de su familia. El solicitante fue dado de alta muy rápidamente y su familia tuvo que contratar una ambulancia privada para llevarlo a casa. Durante la segunda visita al Hospital Poblete, Vilches estaba en la unidad de cuidados intensivos, mientras que según su historial médico debería haber estado en la unidad de cuidados intensivos. También necesitaba un aparato de respiración artificial, que no se le proporcionó. Como resultado, Poblete Vilches murió. Los miembros de su familia presentaron dos cargos penales, que fueron rechazados. Las autoridades chilenas han aceptado parcialmente su responsabilidad en virtud del derecho internacional.


PREGUNTAS DE LEY


La esencia del asunto. (a) Artículo 26 (derecho a la atención médica), junto con el párrafo 1 del Artículo 1 (deber de respetar y garantizar los derechos sin discriminación), los Artículos 4 (derecho a la vida) y 5 (derecho al tratamiento humano) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante, ACHR). La Corte Interamericana de Derechos Humanos reiteró su jurisprudencia establecida en Lagos del Campo v. Perú (31 de agosto de 2017, Serie C no. 340) sobre la posibilidad de protección judicial de las disposiciones del artículo 26 ACHR. Por primera vez, la Corte Interamericana de Derechos Humanos se ha pronunciado sobre el derecho a la salud, especialmente de las personas mayores, como un derecho autónomo y una parte integral de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales a través de la interpretación de la disposición anterior.

El Tribunal hizo hincapié en que el contenido del artículo 26 de la CADH preveía dos tipos de obligaciones: la adopción de medidas de carácter general de manera progresiva y la adopción de medidas inmediatas. Con respecto a las medidas de carácter general, la Corte Interamericana de Derechos Humanos sostuvo que los Estados tenían el deber especial y continuo de esforzarse, de la manera más expedita y efectiva posible, por la plena efectividad de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. Las medidas generales no significaban que los Estados pudieran posponer permanentemente la adopción de medidas para mejorar la efectividad de los derechos en cuestión. Asimismo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó que el principio de no regresión se aplicaba a los derechos plenamente ejercitables. Con respecto a las obligaciones inmediatas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos señaló que debían tomar las medidas apropiadas para garantizar un tratamiento no discriminatorio de los privilegios reconocidos por cada derecho. Estas medidas tenían que ser apropiadas, conscientes y específicas. La Corte Interamericana de Derechos Humanos limitó su análisis a la implementación de medidas básicas e inmediatas.

Con respecto al derecho a la atención médica, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha confirmado sus afirmaciones de que:

(i) este derecho es legalmente exigible a la luz de la CADH, teniendo en cuenta las referencias a a) el Artículo 34 (i), el Artículo 34 (l) y 45 (h) de la Carta de la Organización de los Estados Americanos; yb) el Artículo XI de la declaraciones de derechos humanos y obligaciones en conjunción con la interpretación del artículo 29 (d) CADH;

(ii) teniendo en cuenta el alcance y el contenido de este derecho a los efectos del presente caso, por a) la ley chilena vigente en el momento de los hechos en cuestión de conformidad con la interpretación del Artículo 29 (b) de la CADH, así como el consenso legislativo regional sobre esa ley; y b) internacional corpus juris sobre derecho sanitario.

En vista de lo anterior, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha desarrollado varias normas aplicables al presente caso con respecto a privilegios de salud básicos y especiales, especialmente en el contexto de situaciones de atención médica de emergencia.

Como resultado, la Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó que:

(i) el derecho a la atención médica era un derecho autónomo protegido por el artículo 26 CADH;

(ii) este derecho en emergencias requería que los estados aseguraran que los servicios de salud estén adecuadamente regulados al proporcionar los servicios necesarios de acuerdo con las condiciones de disponibilidad, accesibilidad, calidad y aceptabilidad, en condiciones de igualdad y no discriminación, y al brindar apoyo a los grupos vulnerables;

(iii) las personas mayores deberían beneficiarse de una mayor protección de la salud en casos de prevención y atención de emergencia;

(iv) para establecer la responsabilidad del estado en casos de muerte en una institución médica, es necesario probar el hecho de la negación del servicio o tratamiento esencial, a pesar de la previsibilidad del riesgo para el paciente, o negligencia médica grave, y establecer una relación causal entre la acción y el daño;

(v) la falta de atención médica adecuada puede conducir a una violación del principio de integridad personal;

(vi) el consentimiento informado es obligatorio en las instituciones de salud, que están obligadas a informar a los pacientes o, si es necesario, a sus representantes sobre los procedimientos médicos realizados y la condición del paciente.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos analizó dos casos de admisión a un hospital público en el presente caso y encontró varias violaciones a la luz de los estándares anteriores. Concluyó que en el segundo caso, había una necesidad urgente de asistencia médica, cuya recepción inmediata era vital y que nunca se proporcionó. La Corte Interamericana de Derechos Humanos concluyó que las autoridades chilenas no garantizaban que los servicios médicos prestados a Poblete Vilches cumplirían con las obligaciones inmediatas del derecho a la atención médica en casos de necesidad urgente. La Corte Interamericana de Derechos Humanos también dictaminó que Poblete Vilches fue discriminado en función de la edad, ya que su vejez resultó ser un obstáculo para recibir la atención médica necesaria. En conclusión, la Corte Interamericana de Derechos Humanos concluyó que la negligencia de la segunda admisión de Poblete Vilches al hospital redujo significativamente sus posibilidades de recuperación y supervivencia, y que las autoridades chilenas fueron las culpables de la muerte del paciente.


RESOLUCIÓN


Hubo violaciones en el caso de los requisitos del Artículo 26, párrafo 1 del Artículo 1, Artículos 4 y 5 CADH (adoptado por unanimidad).

(b) el Artículo 26 (derecho a la atención médica) junto con los Artículos 13 (libertad de pensamiento y expresión), 7 (derecho a la integridad personal) y 11 (derecho a la privacidad) de la CADH. La Corte Interamericana de Derechos Humanos encontró que, sujeto a la ley aplicable, las autoridades chilenas incumplieron su obligación de obtener el consentimiento de los miembros de la familia de un paciente hospital para recibir tratamiento médico en caso de cirugía no urgente realizada durante la primera visita a un hospital público, así como la obligación de proporcionar a los miembros de la familia. Información clara y accesible sobre el tratamiento y los procedimientos realizados para el paciente.


RESOLUCIÓN


En el caso, hubo violaciones de los requisitos del artículo 26 en relación con los artículos 13, 7 y 11 CADH (adoptado por unanimidad).

Compensación. La Corte Interamericana de Derechos Humanos sostuvo que esta sentencia per se era una forma de compensación e indicó, entre otras cosas, que las autoridades chilenas:

(i) publicó este Reglamento y un resumen oficial del mismo;

(ii) admitir públicamente su responsabilidad;

(iii) brindar asistencia psicológica a los familiares;

(iv) desarrollar programas permanentes de educación en derechos humanos;

(v) notificar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos los cambios realizados en el hospital en el caso;

(vi) apoyaría al Instituto Estatal de Geriatría y su participación en hospitales;

(vii) asegurar la publicación de libros o folletos que describan los derechos de salud de las personas mayores;

(viii) tomar las medidas necesarias para desarrollar una política general para la protección integral de las personas mayores;

(ix) compensación pagada por daños materiales e inmateriales, así como compensación por costos y gastos legales.

 

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.