IACHR encontró una violación de los requisitos de ACHR en relación con los solicitantes.

Заголовок: IACHR encontró una violación de los requisitos de ACHR en relación con los solicitantes. Сведения: 2020-07-21 04:38:44

Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 22 de agosto de 2017 en el caso de Ortiz Hernández y otros c. Venezuela (Serie C, no. 338).

Se ayudó a los solicitantes a preparar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Washington, EE. UU.).

Posteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remitió la queja del solicitante a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (San José, Costa Rica). La denuncia fue luego comunicada a Venezuela.

El caso abordó con éxito una queja sobre las obligaciones del estado con respecto al personal sometido a entrenamiento militar.

Obligaciones del Estado hacia el personal que recibe entrenamiento militar.


LAS CIRCUNSTANCIAS DEL CASO


El 15 de febrero de 1998, Hohan Alehis Ortiz Hernández, un cadete de 19 años, murió en un hospital público después de ser herido por balas mientras entrenaba en el ejército, donde estaba entrenando para la Guardia Nacional. Las circunstancias bajo las cuales ocurrió el incidente aún no están claras. La investigación sobre su muerte comenzó bajo jurisdicción militar, pero no fue más allá de la etapa provisional del proceso. El padre de Ortiz Hernández presentó una solicitud de amparo (recurso constitucional), exigiendo que la investigación se transfiera a la jurisdicción ordinaria. La Sala Constitucional de la Corte Suprema confirmó el amparo y anuló los procedimientos militares, aparte de las pruebas que no pudieron reproducirse. El caso fue remitido a la oficina del fiscal, que ordenó una nueva investigación en 2003. En el momento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, los hechos no habían sido aclarados y nadie había sido procesado. Los padres de Ortiz Hernández han enfrentado amenazas e intimidación en relación con sus esfuerzos por obtener justicia. En una audiencia pública en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, las autoridades estatales admitieron parcialmente su responsabilidad legal internacional.


PREGUNTAS DE LEY


(a) Artículos 4 (1) (derecho a la vida) y 5 (1) (derecho a la seguridad de la persona) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante - CADH) junto con el Artículo 1 (1) CADH (obligación de respetar y garantizar los derechos sin discriminación). La Corte Interamericana de Derechos Humanos señaló el hecho de que Ortiz Hernández estaba subordinado al estado, ya que era un cadete de la academia militar. A este respecto, la Corte ha señalado que, incluso si el servicio militar conlleva un riesgo inherente debido a la naturaleza de funciones específicas, el estado está obligado a garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de las fuerzas armadas en todos los aspectos de la vida militar, incluido el entrenamiento militar y el mantenimiento de la disciplina militar. En consecuencia, el estado está obligado a tomar medidas preventivas para minimizar las amenazas que enfrentan los miembros de las fuerzas armadas en la vida militar. La Corte Interamericana de Derechos Humanos también señaló que incluso si puede ser legal restablecer condiciones similares a las encontradas durante las misiones militares para que el entrenamiento militar sea lo más realista posible, tales condiciones no deberían crear riesgos innecesarios para la vida. y la inmunidad del personal. Los estados tienen el derecho de regular y determinar la forma apropiada de capacitación, si se mantiene dentro de estos límites.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha evaluado la responsabilidad del estado en tres dimensiones. Primero, analizó la regulación y la conducción de la capacitación con especial atención a las municiones. El segundo aspecto se refería al incumplimiento de las medidas de seguridad destinadas a proteger la vida y la integridad personal de los cadetes, incluida la previsión y el acceso a una atención médica adecuada y oportuna. Finalmente, el Tribunal ha examinado la naturaleza arbitraria de la muerte y la probabilidad de la hipótesis de que no se debió simplemente a una falla en tomar las medidas preventivas y de seguridad necesarias con armas de fuego, sino que podría haber sido causada por un arma disparada a corta distancia y podría equivaler a un homicidio deliberado. Como resultado, la Corte Interamericana de Derechos Humanos responsabilizó al estado por violaciones de los artículos 4 (1) y 5 (1) CADH en relación con el artículo 1 (1) CADH.


RESOLUCIÓN


Hubo una violación de la Convención con respecto a Ortiz Hernández (adoptada por unanimidad).

(b) Artículos 8 (1) CADH (derecho a un juicio justo) y 25 (1) (derecho a un remedio) en relación con los Artículos 1 (1) (deber de respetar y hacer cumplir los derechos) y 2 CADH (significado de la ley nacional) ... La Corte Interamericana de Derechos Humanos recordó su jurisprudencia sobre la medida en que las jurisdicciones militares pueden considerar los hechos que constituyen violaciones de los derechos humanos. Señaló que el caso no se refería a hechos y crímenes relacionados con la disciplina y las actividades militares, por lo tanto, la investigación debería haberse llevado a cabo en el marco de la jurisdicción normal. Además, señaló que durante la investigación, el Estado no tomó algunos de los pasos esenciales necesarios para determinar las circunstancias en que ocurrió la muerte, como preservar la escena del crimen y garantizar la inviolabilidad de las pruebas. El estado tampoco tomó las medidas apropiadas para localizar al acusado que mostró desprecio por la corte.

A este respecto, la investigación no cumplió los requisitos de debida diligencia. Por lo tanto, el estado fue responsable por la violación de los artículos 8 (1) y 25 (1) CADH en relación con los artículos 1 (1) y 2 de la CADH en detrimento de los padres de Ortiz Hernández.


RESOLUCIÓN


Hubo una violación de la Convención con respecto a Ortiz Hernández (adoptada por unanimidad).

(c) Compensación. La Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó que la sentencia en sí misma constituía una forma de compensación y ordenó al Estado que: (i) continuara y condujera, con la debida diligencia y dentro de un tiempo razonable, investigaciones en curso y procesos penales, y organizara investigaciones efectivas según sea necesario; (ii) establecer, con la asistencia de las autoridades públicas competentes, la responsabilidad de los funcionarios que contribuyeron a los retrasos procesales y la denegación de justicia; (iii) tomar todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los padres de Ortiz Hernández en su búsqueda de justicia; (iv) proporcionar atención psicológica y / o psicológica gratuita, adecuada y efectiva a todas las víctimas que lo requieran; (v) publicar la decisión y su resumen oficial; (vi) cometer un acto de reconocimiento de la responsabilidad legal internacional de los Estados; (vii) nombrar la clase de posgrado de la academia militar después de Johan Alehis Ortiz Hernández; (viii) indique explícitamente el tipo de munición que se utilizará en el entrenamiento específico; (ix) pagar una compensación por daños inmateriales y costos y gastos legales.

 

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.