La CIDH encontró una violación de los requisitos de los artículos 5, 11, 17, 19, 21 y 22 de la CADH en relación con los solicitantes.

Заголовок: La CIDH encontró una violación de los requisitos de los artículos 5, 11, 17, 19, 21 y 22 de la CADH en relac Сведения: 2020-07-16 04:28:46

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 22 de noviembre de 2016 en el caso de Yarce y otros c. Colombia (Serie C, No. 325).

Se ayudó a los solicitantes a preparar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Washington, EE. UU.).

Posteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remitió la queja del solicitante a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (San José, Costa Rica) para su consideración. Luego la denuncia fue comunicada a Colombia.

En el caso, se consideró con éxito la queja sobre la protección de los defensores de los derechos humanos de las violaciones del derecho a la vida y el desplazamiento forzado.

Proteger a los defensores de los derechos humanos de las violaciones del derecho a la vida y el desplazamiento forzado.


Circunstancias del caso


Las circunstancias del caso se relacionan con los eventos que tuvieron lugar en 2002 en el contexto del conflicto armado interno en Colombia, cuando se llevaron a cabo operaciones militares para obtener el control sobre el área de Medellín, conocida como la "Comuna 13". Los solicitantes, cinco defensores de los derechos humanos y sus familias, fueron víctimas de violencia generalizada y sistemática, así como del desplazamiento forzado intraurbano. En particular, los tres solicitantes fueron detenidos después de ser condenados en colaboración con partisanos, pero fueron liberados debido a la insuficiencia de pruebas. Yarse fue asesinado en 2004. Los solicitantes restantes fueron desplazados por la fuerza de sus lugares de residencia. Tres de ellos se fueron en 2002 con sus familias después de las amenazas de las fuerzas paramilitares, mientras que otro se fue después del asesinato de Yarsa. Los dos solicitantes también perdieron sus hogares, que fueron ocupados y destruidos por grupos armados.


PREGUNTAS DE LEY


(a) Artículos 4 (1) (derecho a la vida) y 5 (1) (derecho a la integridad personal) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante - CADH) junto con el artículo 1 (1) CADH (obligación de respetar y respetar los derechos) y el artículo 7 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (en adelante, la Convención de Belem do Para). Las autoridades estatales que conocen una situación de riesgo particular deben determinar o evaluar si la persona que es objeto de amenazas e intimidación requiere tomar medidas de protección, o remitir el caso a la autoridad competente para este propósito, y también ofrecer a la persona amenazada información oportuna sobre las medidas disponibles. La adecuación de las medidas de protección para los defensores de los derechos humanos requiere tres elementos. Estas medidas deberían (i) ser coherentes con las funciones que desempeñan los defensores de los derechos humanos, (ii) estar sujetas a una evaluación de riesgos y (iii) permitir cambios de acuerdo con los cambios en el nivel de riesgo.

En el presente caso, el estado sabía que Yars estaba amenazada por sus actividades como jefe de la comunidad en relación con las quejas presentadas. De hecho, esto obligó a las autoridades colombianas a emitir una orden de protección en 2003. En las circunstancias especiales del presente caso, la decisión de liberar a una persona que previamente había sido detenida por la víctima aumentó sus factores de riesgo. Además, el estado no tomó medidas de protección para mitigar el riesgo, y la orden de protección de 2003 no cumplió con los tres elementos mencionados anteriormente. Finalmente, el estado tenía el deber especial de proteger a los defensores de los derechos humanos, conscientes del contexto de violencia sistemática contra ellos. Por lo tanto, las autoridades colombianas incumplieron su obligación de evitar la violación del derecho a la vida en detrimento de Yarsa. Esto a su vez afectó la integridad personal de sus hijos.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos de la Convención de la CADH (adoptada por unanimidad).

(b) Artículos 5, 11 (derecho al honor y la dignidad), 17 (derechos de la familia), 19 (derechos del niño), 21 (derechos a la propiedad) y 22 (derechos a la libertad de circulación y residencia) de la CADH en conjunción con el Artículo 1 ( 1) y el artículo 7 de la Convención de Belem do Para. La libertad de movimiento es una condición esencial para el libre desarrollo de una persona. La CADH protege el derecho de una persona a no ser desplazada por la fuerza dentro del Estado parte y a no ser expulsada del territorio del estado en el que se encuentra legalmente. El desplazamiento forzado es un fenómeno complejo que afecta varios derechos humanos, y la situación de desplazamiento debe ser percibida como una "situación de vulnerabilidad real" que podría causar un daño particular y desproporcionado a las mujeres. Esta situación obliga a los estados a tomar medidas positivas para eliminar el impacto de esta situación de vulnerabilidad. Como tal, los Estados deberían tomar medidas que faciliten el regreso seguro y voluntario de las personas desplazadas a su lugar de residencia o su reubicación voluntaria a otro lugar. En situaciones de desplazamiento forzado, los estados también tienen la obligación de garantizar la reunificación familiar, especialmente con los niños.

En el presente caso, el estado no garantizó el retorno voluntario y seguro de los solicitantes. La cantidad limitada de asistencia estatal contribuyó al daño sufrido por los solicitantes como resultado de su desplazamiento forzado. Además, la falta de protección por parte de Colombia de sus hogares abandonados, que posteriormente fueron ocupados y destruidos por grupos armados, constituyó una violación de su derecho a la propiedad. Finalmente, aunque la Corte Interamericana de Derechos Humanos reconoció el efecto diferenciado del desplazamiento forzado en las mujeres, no vio ningún motivo específico que implicara una violación de la Convención de Belem do Para.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos de los artículos 5, 11, 17, 19, 21 y 22 de la CADH con respecto al artículo 1 (1), los requisitos del artículo 7 de la Convención de Belem do Para no han sido violados (adoptados por unanimidad).

(c) Artículo 16 (libertad de asociación) de la CADH junto con el Artículo 1 (1) de la CADH. La CADH incluye el derecho de una persona a establecer libremente y ser miembro de organizaciones no gubernamentales, asociaciones o grupos involucrados en la vigilancia, información y promoción de los derechos humanos. La Corte Interamericana de Derechos Humanos decidió que, dado el importante papel de los defensores de los derechos humanos en las sociedades democráticas, el ejercicio libre y pleno de este derecho obliga al Estado a crear condiciones legales y fácticas que les permitan llevar a cabo sus tareas libremente. En el presente caso, los solicitantes no pudieron realizar su trabajo como defensores de los derechos humanos libremente debido a la evasión del Estado de proporcionar las condiciones necesarias para el regreso seguro a la "Comuna 13". Como resultado, se violó su derecho a la libertad de asociación.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos de la Convención (adoptada por unanimidad).

(d) Compensación. La Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó que la decisión en sí misma constituía una forma de reparación y ordenó al estado (i) que tomara las medidas necesarias para llevar a cabo una investigación para establecer, condenar y, de ser necesario, sancionar a los responsables de la remoción forzada de uno de los solicitantes y sus familiares, ( ii) proporcionar asistencia médica y psicológica a las víctimas, (iii) publicar la decisión y su resumen oficial, (iv) reconocer públicamente su responsabilidad internacional, (v) adoptar un programa, crear cursos o talleres a través de los organismos gubernamentales pertinentes en la "Comuna 13", con el objetivo de promover y aclarar el trabajo de los defensores de los derechos humanos, y (vi) pagar una indemnización por daños materiales e inmateriales, así como costos y gastos legales.

 

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.