La CIDH encontró una violación de los requisitos de la CADH en relación con el solicitante.

Заголовок: La CIDH encontró una violación de los requisitos de la CADH en relación con el solicitante. Сведения: 2020-06-29 04:44:50

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 23 de noviembre de 2015 en el caso de Quispialaya Vilcapoma v. Perú (Serie C, No. 308).

El solicitante recibió asistencia para preparar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Washington, EE. UU.).

Posteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remitió la queja del solicitante a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (San José, Costa Rica) para su consideración. Luego la denuncia fue comunicada a Perú.

El caso ha examinado con éxito una denuncia de malos tratos durante el servicio militar y una investigación ineficaz.
Abuso durante el servicio militar e investigación ineficaz.


Circunstancias del caso


El 26 de enero de 2001, el comandante golpeó a Valdemir Kispialai Vilkapoma en la frente y el ojo derecho con la culata de su rifle durante los ejercicios, ya que no podía disparar correctamente. Debido a la lesión, Kispialaya perdió la vista en su ojo derecho y posteriormente sufrió de depresión. Las acciones anteriores se debieron a la práctica de abuso que existía en Perú, donde se utilizó la violencia física y psicológica para mantener la disciplina y la autoridad militar. El juicio del ataque se inició en los tribunales de jurisdicción general y los tribunales militares. Sin embargo, nadie fue condenado por estas acciones.


PREGUNTAS DE LEY


(a) Objeciones preliminares. El Estado ha presentado dos objeciones preliminares a la falta de agotamiento de los recursos internos. La primera objeción fue desestimada por el hecho de que el recurso invocado por el Estado en los procedimientos de admisibilidad era diferente del mencionado en la Corte Interamericana. La segunda objeción preliminar fue que, en opinión de la Corte Interamericana, la cuestión relacionada con la medida de reparación solicitada por los representantes de las víctimas y, por lo tanto, no podía analizarse como una objeción preliminar. Además, el plazo de prescripción ha expirado con respecto al argumento del Estado.

(b) Artículos 5 (1) (derecho a la seguridad de la persona) y 5 (2) (prohibición de tortura y castigos o tratos crueles, inhumanos o degradantes) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante, CADH) junto con el artículo 1 (1) ) de la misma Convención y el artículo 6 de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura (en adelante, IACPPT). Sobre la base de las normas establecidas por el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (véase la Sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas en el caso de la Cámara contra la Federación de Rusia (Chember v. Rusia) de 3 de julio de 2008, queja Nº 7188/03, § 50, "Boletín de jurisprudencia europea" Tribunal de Derechos Humanos "N 110, Tribunal de Justicia" Placì v. Italia) sentencia de 21 de enero de 2014, solicitud nº 48754/11, § 51, "Boletín de jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos persona "N 170, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas en el caso" Larissis y otros c. Grecia "(Larissis y otros c. Grecia) del 24 de febrero de 1998, solicitud N 23372/94, §§ 50-51, y el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas en el caso Konstantin Markin v. Rusia, de fecha 22 de marzo de 2012, denuncia N 30078/06, § 135, Boletín sobre la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos N 150) y el Comité de Derechos Humanos de la ONU humano (comentario general N 35, 16 de diciembre de 2014, doc. CCPR / C / GC / 35, §§ 5-6), la Corte Interamericana ha determinado que la situación particular en la que se realiza el servicio militar conlleva restricciones a los derechos y libertades de los reclutas. Sin embargo, este no es un ejemplo de encarcelamiento, sino una situación en la que el estado es el garante y defensor de las personas bajo este régimen.

Con base en esto, la Corte Interamericana concluyó que los estándares establecidos para las personas privadas de libertad son aplicables a los militares que están en servicio militar activo en los cuarteles, ya que el estado tiene una posición de garante especial con respecto a las personas bajo su control o bajo la influencia de las relaciones entre el jefe y los subordinados. Por lo tanto, en relación con las personas sujetas a una relación tan especial, la Corte Interamericana ha indicado que el estado está obligado (i) a garantizar la salud y el bienestar de los miembros del servicio militar, (ii) a garantizar que el método y el método de entrenamiento no superen el inevitable nivel de sufrimiento inherente servicio militar, y (iii) proporcionar una explicación satisfactoria y convincente del daño causado a la salud de aquellos en el servicio militar. En consecuencia, existe la presunción de que el estado es responsable de las presuntas violaciones de la integridad personal de las personas bajo la autoridad y el control de los representantes estatales, como en el servicio militar. Analizando el ataque a Kispialai, la Corte Interamericana examinó muchos factores, como el comportamiento abusivo de las autoridades militares, la violencia mostrada por el atacante, la indefensión de la víctima, su temor legítimo, las amenazas del atacante para evitar la condena, documentos médicos y explicaciones de un psicólogo, disponible en el presente caso. Por estas razones, la Corte Interamericana determinó que el ataque contra Kispialai constituía una violación de los artículos 5 (1) y 5 (2) de la CADH y del artículo 6 del IACPPT, que prohíben la tortura y los castigos o tratos crueles, inhumanos o degradantes.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos de la Convención (adoptada por unanimidad).

(c) Artículos 8 (1) (derecho a un juicio justo) y 25 (derecho a protección judicial) junto con el Artículo 1 (1) (obligación de respetar los derechos) de la CADH y los Artículos 1, 6 y 8 del IACPPT. Además, la Corte Interamericana concluyó que los hechos anteriores deberían haber sido investigados y posteriormente condenados y castigados en procesos penales en tribunales de jurisdicción general. En consecuencia, la Corte Interamericana determinó que la decisión de la Corte Permanente de Casos Penales de la Corte Suprema del Perú viola el principio de un tribunal competente, lo que dificulta la investigación y consideración del caso por los tribunales de jurisdicción general y preserva la jurisdicción militar del caso en 2002-2007. La Corte Interamericana consideró esto una extensión injustificada del sistema de justicia militar, lo que llevó a una violación de los requisitos del artículo 8 (1) de la CADH.

Con respecto a la interferencia de los tribunales de jurisdicción general, la Corte Interamericana señaló una serie de deficiencias en sus actividades. Los tribunales no examinaron los hechos con diligencia y eficacia, ni analizaron las pruebas transmitidas por el juez militar. En particular, las autoridades investigadoras también mostraron negligencia en la identificación de testigos. Además, la Corte Interamericana decidió que el estado pasó una cantidad de tiempo irrazonable para llevar a cabo una investigación. En vista de lo anterior, la Corte Interamericana concluyó que el estado había violado los derechos a un juicio justo y a la protección judicial en virtud de los artículos 8 (1) y 25 de la CADH, así como las obligaciones establecidas en los artículos 1, 6 y 8 del IACPPT.

Con respecto a la intimidación y las amenazas contra el solicitante, la Corte Interamericana concluyó que la investigación realizada por el estado fue ineficaz, lo que equivalía a una violación del derecho a la protección judicial según lo establecido en el artículo 25 (1) de la CADH.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos de la Convención (adoptada por unanimidad).

(d) Sección 5 (derecho a la seguridad de la persona) junto con la sección 1 (1) (obligación de respetar los derechos) ACHR. La corte interamericana tuvo en cuenta la estrecha relación entre Victoria Vilcapoma Takia, la madre de la demandante, y su hijo, el sufrimiento que había experimentado debido a las consecuencias del ataque, así como las amenazas e intimidación. La Corte Interamericana concluyó que el estado era responsable por la violación del Artículo 5 (1) de la CADH por los daños causados ​​a Victoria Vilcapome Takia.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos de la Convención (adoptada por unanimidad).

(e) Artículo 2 (consecuencias legales internas) de la CADH en conjunto con el Artículo 6 del IACPPT. Con respecto a la obligación de tomar medidas internas, la Corte Interamericana decidió que el artículo 6 de la IACPPT se ocupa de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes de cualquier otra manera, lo que confirma las diversas obligaciones impuestas por la Convención en diferentes circunstancias. El artículo 6, párrafo 2, de la CADH establece la obligación de promulgar legislación nacional que penalice los actos de tortura en la jurisdicción del estado. Con respecto a los tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, establece la obligación de tomar medidas para prevenir y sancionar tales medidas, pero no establece la obligación de adoptar el derecho penal interno apropiado. En este sentido, la Corte Interamericana concluyó que la prevención y el enjuiciamiento de los tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes podrían lograrse en el presente caso utilizando otros delitos penales apropiados ya previstos en el Código Penal (por ejemplo, daños corporales graves). Además, la Corte Interamericana señaló que, aunque un delito como la tortura se proporciona para casos de especial importancia, esto no implica que el caso de lesiones personales sea menos severo en Perú, ya que el castigo establecido en la legislación nacional para dicho delito es igualmente severo. según lo establecido para la tortura. En base a esto, la Corte Interamericana concluyó que un delito de daño corporal grave no viola en sí mismo la obligación de prevenir y castigar otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Por esta razón, la Corte Interamericana no responsabilizó al estado por la violación de los requisitos del artículo 2 de la CADH o del artículo 6 del IACPPT.


RESOLUCIÓN


En el caso, los requisitos de la Convención no fueron violados (adoptados por unanimidad).

(g) Compensación. La Corte Interamericana dictaminó que esta decisión es en sí misma una forma de compensación y, en particular, ordenó al estado que (i) continúe y complete dentro de un tiempo razonable una investigación sobre la violación de la integridad personal de Kispialai y, si corresponde, castigue a los responsables, (ii) garantice la regularidad e imprevisto visitas de autoridades independientes, autónomas y competentes a los cuarteles militares donde se realiza el servicio militar, para controlar las condiciones de su paso y ejercer los derechos de los reclutas, (iii) emitir un certificado de discapacidad a Kispialae en relación con las lesiones sufridas en el servicio militar, (iv) proporcionar inmediatamente Kispialae beneficios de pensión de invalidez, publicar un decreto y un extracto oficial del mismo, (iv) hacer una disculpa pública, (v) garantizar el acceso de Kispialai a programas educativos de naturaleza técnica o profesional, y (vi) pagar una indemnización por daños materiales y no materiales, así como los costos y gastos legales.

 

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.