La CIDH encontró una violación de los requisitos del artículo 8 de la CADH.

Заголовок: La CIDH encontró una violación de los requisitos del artículo 8 de la CADH. Сведения: 2020-06-26 04:53:58

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 5 de octubre de 2015 en el caso de “Ruano Torres y otros (Ruano Torres y otros) V. El Salvador” (Serie C, No. 303).

El solicitante recibió asistencia para preparar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Washington, EE. UU.).

Posteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remitió la queja del solicitante a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (San José, Costa Rica) para su consideración. Luego la denuncia fue comunicada a Salvador.

En el caso, se consideró con éxito la queja por violación de la presunción de inocencia y defensa a través de un abogado designado.

Presunción de inocencia y defensa a través de un abogado designado.


Circunstancias del caso


El demandante, José Agapito Ruano Torres, fue sentenciado a 15 años de prisión por secuestrar a un conductor de autobús público, a pesar de las serias dudas sobre si en realidad era una persona apodada El Chopo, quien, según otra persona bajo investigación, supuestamente participó en el crimen. Durante el proceso penal, se designó un abogado para el solicitante. Durante la identificación, la víctima del delito expresó su confianza en que el solicitante era uno de los autores del delito. Sin embargo, varias veces durante el proceso se presentaron pruebas de que el solicitante no era un hombre apodado El Chopo y que estaba reparando la escuela al momento del secuestro. El juez de primera instancia y el tribunal de sentencia se negaron a aceptar esta evidencia porque fue declarada "inmaterial" o porque el plazo de prescripción había expirado.

En la audiencia, la víctima nombró a todos los acusados ​​presentes como responsables de su secuestro. El solicitante guardó silencio, pero cuando le dieron la última palabra, dijo que no era un hombre apodado El Chopo.

El 5 de octubre de 2001, el tribunal anunció la condena del solicitante y otros acusados ​​como cómplices del secuestro. El abogado designado por el solicitante no apeló la sentencia. El solicitante presentó tres quejas de revisión, que fueron declaradas inadmisibles. El 19 de septiembre de 2014, el tribunal confirmó el veredicto después de la audiencia de selección que la defensa solicitó cuando la Comisión Interamericana presentó un informe sustantivo.

En los procedimientos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante, la Corte Interamericana de Justicia), las autoridades de El Salvador reconocieron su responsabilidad internacional con la plena aceptación de los hechos y asuntos legales planteados por la Comisión Interamericana.


PREGUNTAS DE LEY


(a) Sección 8, párrafo 2 (presunción de inocencia) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante, CADH) junto con la Sección 1, párrafo 1 (obligación de respetar y garantizar los derechos). Desde el comienzo de la investigación y durante todo el proceso penal, muchos elementos plantearon preguntas sobre la identidad del solicitante como El Chopo. Sin embargo, el solicitante fue condenado en ausencia de la organización de procedimientos mínimos por parte de las autoridades policiales, investigativas o judiciales para eliminar dudas sobre su identidad o para asegurar la apariencia de una persona que en realidad podría haber sido El Chopo. La Corte Interamericana determinó que en situaciones donde hay evidencia razonable de que uno de los acusados ​​no estuvo involucrado en el crimen, la presunción de inocencia debe prevalecer.

La Corte Interamericana también señaló que dos pruebas determinaron el resultado del proceso penal: el "testimonio unánime y concurrente" de la víctima del delito y el coacusado que se benefició de la aplicación del principio de oportunidad. La Corte Interamericana determinó que no había justificación en el sentido procesal penal para obtener el testimonio de este último en una etapa preliminar sin dar al acusado la oportunidad de ejercer su derecho de defensa y contrainterrogatorio. La corte interamericana también señaló el limitado valor probatorio de la declaración del acusado si es la única evidencia en la que se basa la decisión de condenar, ya que no sería objetivamente suficiente para refutar la presunción de inocencia. Por lo tanto, la justificación de la culpa únicamente por la declaración del coacusado en ausencia de otros elementos de apoyo viola la presunción de inocencia. En este caso, otra evidencia evaluada por el tribunal fue la identificación del solicitante en un enfrentamiento y en una audiencia pública. Sin embargo, el Gobierno demandado reconoció las violaciones cometidas durante la identificación y que la víctima había visto previamente a los acusados ​​en varios medios. En consecuencia, la Corte Interamericana concluyó que el estado era responsable de violar la presunción de inocencia.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos del Artículo 8 (entregado por unanimidad).

(b) Cláusula 1 del Artículo 8 (1), subpárrafo “d” del párrafo 2 del Artículo 8 y subpárrafo “e” del párrafo 2 del Artículo 8 de la CADH (el derecho a ser escuchado y el derecho a la defensa por un abogado defensor designado) en conjunción con el párrafo 1 del Artículo 1 de la ACCHR. La Corte Interamericana de Justicia afirmó que el derecho a la defensa es un componente central de un juicio justo. Recordó que el derecho de defensa se ejerce de dos maneras en el marco de los procesos penales: (i) las acciones del acusado, especialmente la posibilidad de presentar pruebas bajo juramento con respecto a sus presuntos actos, y (ii) la protección técnica, un abogado que asesora a la persona bajo investigación. Los subpárrafos "d" y "e" del párrafo 2 del artículo 8 de la AHRC indican que el acusado tiene el derecho de "defenderse en persona o mediante la asistencia legal de su elección", y si no lo ha hecho, tiene un "derecho inalienable a la asistencia de la asistencia legal provista por estado pagado o gratis, según la ley nacional".

La Corte Interamericana encontró que, aunque estas disposiciones crean varias opciones para desarrollar mecanismos para garantizar estos derechos en casos penales donde la protección técnica es un derecho inalienable, debido a la importancia de los derechos involucrados y la intención de garantizar la igualdad de armas y el pleno respeto de la presunción de inocencia, el derecho a un abogado proporcionar protección técnica para una participación adecuada en los procedimientos significa que el abogado defensor proporcionado por el estado no se limita solo a los casos en que no hay fondos. En este sentido, la Corte Interamericana determinó que una característica distintiva de la mayoría de los Estados partes en el AHRC es el desarrollo de una estructura institucional y una política pública que garanticen en todas las etapas del proceso el derecho inalienable a la defensa técnica en un caso penal por parte de los defensores públicos. De esta manera, los Estados contribuyen a garantizar el acceso a la justicia para las personas más vulnerables, que generalmente están sujetas a procesos penales selectivos. Al mismo tiempo, la Corte Interamericana señaló que el nombramiento de un defensor público solo para cumplir con la formalidad procesal es la falta de protección técnica, por lo tanto, es esencial que este defensor actúe diligentemente para defender las garantías procesales del acusado y evitar la derogación de sus derechos y la violación de la relación de confianza. Con este fin, la Corte Interamericana determinó que la defensa pública como un medio por el cual el Estado garantiza el derecho inalienable de toda persona acusada de un delito a la asistencia de un abogado debe tener garantías suficientes para que pueda actuar de manera efectiva y con igualdad de oportunidades en relación con el enjuiciamiento. El estado debe tomar todas las medidas necesarias para cumplir con esta obligación. Esto incluye tener defensores calificados y capacitados que puedan operar con autonomía funcional.

En el presente caso se alegó que la protección técnica brindada por el Estado no funcionó de manera efectiva. En El Salvador, el departamento de defensa pública formaba parte de la Oficina del Fiscal General. Como organismo estatal, su comportamiento debería haberse considerado como las acciones del estado. Sin embargo, la Corte Interamericana determinó que el Estado no podía ser considerado responsable de todas las deficiencias de la defensa pública a la luz de la independencia de la profesión y la opinión profesional del defensor. Además, señaló que como parte de la obligación del Estado de proporcionar protección pública adecuada, debe llevar a cabo una selección adecuada de defensores públicos, desarrollar el control sobre su trabajo y garantizar su capacitación periódica. Para evaluar una posible violación del derecho a la defensa por parte del Estado, la Corte Interamericana analizó si el acto u omisión constituía una negligencia imperdonable o un error obvio en la defensa, que tuvo o pudo haber tenido un efecto negativo decisivo en los intereses de los acusados. La Corte Interamericana señaló que es necesario considerar el proceso en su conjunto si la acción u omisión específica no es tan grave que en sí misma constituye una violación de la garantía. Además, aclaró que un desacuerdo menor con la estrategia de defensa o el resultado del proceso no sería suficiente para disminuir el derecho de defensa, la negligencia inexcusable o un error obvio debe ser probado. En el presente caso, la Corte Interamericana determinó que los defensores públicos que representaban al solicitante no invocaron la nulidad de las violaciones cometidas durante la identificación, que fue la base de su condena, y no presentaron una queja contra su condena, lo que le impidió obtener una revisión completa de la sentencia. La Corte Interamericana concluyó que tales omisiones constituían una violación del derecho inalienable del abogado del acusado.

La Corte Interamericana también señaló que la responsabilidad internacional del Estado puede surgir en relación con la reacción del poder judicial ante las acciones y omisiones de un defensor público. Las autoridades judiciales tenían la obligación de proteger y controlar para garantizar que el derecho a la defensa no se hiciera ilusorio debido a la asistencia jurídica ineficaz. Por lo tanto, la responsabilidad internacional del estado también surge si la negligencia imperdonable o un claro error de defensa deben ser obvios para las autoridades judiciales o se les informará al respecto y no tomarán las medidas necesarias y suficientes para prevenir y / o eliminar la violación del derecho a la defensa.

En el presente caso, la Corte Interamericana concluyó que los graves errores en las actividades de los defensores públicos y la falta de una respuesta judicial adecuada y efectiva dejaron al solicitante en un estado de total indefensión, agravado por el hecho de que fue privado de su libertad durante todo el proceso penal. En tales circunstancias, la Corte Interamericana determinó que el solicitante no había sido escuchado con las garantías adecuadas.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos del artículo 8 de la Convención (entregado por unanimidad).

(c) Otras violaciones de los derechos provistos por la CADH. La Corte Interamericana también encontró violaciones del artículo 5, párrafos 1 y 2 (derecho a la integridad personal y la prohibición de la tortura), artículo 7, párrafos 1, 3 y 6 (derecho a la libertad personal) y artículo 25, párrafo 1 (derecho a la protección judicial) de la ACCHR junto con párrafo 1 del artículo 1 de la CADH en detrimento del solicitante (por unanimidad).

Finalmente, encontró una violación del párrafo 1 del artículo 5 de la AHRC (derecho a la integridad personal) en relación con el párrafo 1 del artículo 1 de la AHRC (daño a sus parientes cercanos) (por unanimidad).

(d) Reparaciones. La Corte Interamericana determinó que el fallo en sí mismo constituye una forma de reparación y ordenó al estado: (i) iniciar y llevar a cabo de manera efectiva, en un plazo razonable, una investigación y un proceso penal contra los responsables de presuntos actos de tortura contra el solicitante; (ii) determinar la responsabilidad de los representantes de defensa pública que contribuyeron a la violación de los derechos del solicitante; (iii) garantizar que la condena impuesta al solicitante no sea legalmente vinculante y, por lo tanto, eliminar todos los documentos judiciales, administrativos, penales o policiales existentes en su contra en dichos procedimientos; (iv) proporcionar asistencia psicológica gratuita; (v) proporcionar conocimientos especializados en las instituciones públicas de El Salvador al solicitante y su familia; (vi) publicar la decisión; (vii) colocar el tablero en un lugar visible en la sede del departamento de defensa pública para evitar la repetición de eventos como en el presente caso; (viii) implementar programas de capacitación obligatorios y continuos que apelen a la policía civil nacional en relación con los principios y normas de derechos humanos, especialmente con respecto a la investigación y documentación de la tortura; (ix) fortalecer la selección de defensores públicos relevantes y desarrollar protocolos para asegurar la efectividad de la defensa pública en los procesos penales; (x) adoptar o fortalecer programas de capacitación dirigidos a defensores públicos; (xi) pagar los montos previstos en el reglamento con respecto a daños materiales e inmateriales.

 

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.