La CIDH encontró una violación de los requisitos de los artículos 23, 13, 15 y 16 en relación con el párrafo 1 del artículo 1 y el artículo 2 de la CADH, los artículos 8, 25 y 23 en relación con el párrafo 1 del artículo 1 y el artículo 2 de la CADH y el

Заголовок: La CIDH encontró una violación de los requisitos de los artículos 23, 13, 15 y 16 en relación con el párrafo Сведения: 2020-06-25 05:03:39

Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 5 de octubre de 2015 en el caso de López Lone y otros c. Honduras (Serie C, No. 302).

Se ayudó a los solicitantes a preparar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Washington, EE. UU.).

Posteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remitió la queja del solicitante a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (San José, Costa Rica) para su consideración. La denuncia fue luego comunicada a Honduras.

El caso ha considerado con éxito una queja sobre los derechos de los jueces en relación con su expulsión o destitución por acciones contra el golpe.

Los derechos de los jueces en relación con su destitución o destitución por acciones contra el golpe.


Circunstancias del caso


En junio de 2009, se produjo un golpe de estado en Honduras. El Ejército encarceló al presidente José Manuel Zelaya Rosales después de que el Fiscal General solicitó a la Corte Suprema autorización para ser detenido por presuntos delitos contra el gobierno, la traición, el abuso de autoridad y el abuso de autoridad. Estas acusaciones estaban relacionadas con los intentos del presidente Zelaya de enmendar la Constitución hondureña. El día de su captura, la supuesta declaración de renuncia del [Presidente] Zelaya fue anunciada en el Congreso, que más tarde nombró a su presidente como presidente constitucional. La Corte Suprema de Honduras caracterizó estos eventos como sucesión constitucional.

Sin embargo, la Asamblea General y el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (en adelante, la OEA), así como la Asamblea General de la ONU, consideraron estos hechos como un golpe de estado. En julio de 2009, la Asamblea General de la OEA, por primera vez utilizando el Artículo 1 de la Carta Democrática Interamericana, decidió "suspender el ejercicio del derecho del Estado de Honduras a participar en la Organización". Después de varias negociaciones en octubre de 2009, se firmó el Acuerdo de Reconciliación Nacional Tegucigalpa - San José y se estableció la Comisión de la Verdad y la Reconciliación para "aclarar los eventos antes y después del 28 de junio de 2009". Las elecciones se celebraron en noviembre de 2009, y luego se firmó un acuerdo sobre la reconciliación nacional el 22 de mayo de 2011, después de lo cual se levantó la suspensión de la participación en la OEA.

El presente caso se refiere a procedimientos disciplinarios contra los jueces Adán Guillermo López Solitario, Luis Alonso Chevez de la Rocha, Ramón Enrique Maldonaldo Barrios, Tirsa del Carmen Flores Lansa (Adán Guillermo Solitario, Luis Alonso de la Rocha, Enrique Maldonado Barrios, Tirza Lanores Carmen . Estos procedimientos se iniciaron en relación con las acciones de los solicitantes en defensa de la democracia y el estado de derecho en respuesta a un golpe de estado. López Lone participó en una manifestación contra el golpe. Chevez de la Rocha presuntamente participó en una manifestación contra un golpe de estado, por el cual fue sometido a una breve detención, y también criticó el arbitraje frente a sus colegas. Flores Lansa presentó una causa penal contra oficiales militares involucrados en el golpe de estado y una denuncia constitucional a favor del presidente derrocado, mientras que Barrios Maldonaldo pronunció una conferencia que luego se publicó en un artículo de un periódico que expresaba sus opiniones sobre el estado golpe. Además, los cuatro jueces eran miembros de la Asociación de Jueces para la Democracia (AJD), que criticó públicamente el golpe y pidió el restablecimiento del estado de derecho. Como resultado de estos procedimientos, cuatro jueces fueron destituidos, y tres de ellos, cuyo despido fue confirmado en apelación, fueron expulsados ​​de los jueces.


PREGUNTAS DE LEY


(a) Objeción preliminar. El Gobierno presentó una objeción preliminar a la supuesta falta de agotamiento de dos recursos internos. La corte interamericana desestimó la objeción porque consideró que parte de los argumentos de las autoridades hondureñas se habían presentado con un plazo (en términos de una queja administrativa) y que el estado no había probado la disponibilidad de otro supuesto recurso (quejas de amparo).

El procedimiento de amparo (español: recurso de amparo, juicio de amparo) es un medio para proteger los derechos constitucionales que es característico de varios sistemas legales. En algunos sistemas legales, principalmente en el mundo de habla hispana, el amparo es una herramienta efectiva y económica para proteger los derechos individuales. El procedimiento de amparo, por regla general, lo lleva a cabo el Tribunal Supremo o Constitucional y cumple un doble objetivo de protección: protege al ciudadano y sus garantías básicas; y también protege la constitución misma, asegurando que sus principios no sean violados por actos o acciones del estado que menoscaben los derechos fundamentales proclamados en ella.

(b) Fondo. Como conclusión preliminar, la Corte Interamericana enfatizó que la democracia representativa es uno de los fundamentos de todo el sistema de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante, CADH). Decidió que los acontecimientos de junio de 2009 en Honduras constituyeron un acto internacionalmente ilícito. Durante esta situación, el gobierno de facto instituyó procedimientos disciplinarios contra los solicitantes en relación con la conducta, que era esencialmente un acto contra un golpe de estado y en interés del estado de derecho y la democracia. La Corte Interamericana dictaminó que la respuesta de los solicitantes al golpe de estado no fue solo un ejercicio de la ley, sino también una obligación de defender la democracia.

Los artículos 23 (el derecho a participar en la gestión), 13 (el derecho a la libertad de expresión), 15 (el derecho de reunión) y 16 (la libertad de asociación) en relación con el párrafo 1 del artículo 1 (obligación de respetar y garantizar los derechos) y el artículo 2 (obligación tomar medidas nacionales) ACHR. La Corte Interamericana de Justicia enfatizó la estrecha relación entre los derechos políticos, el derecho a la libertad de expresión, el derecho de reunión y la libertad de asociación, así como la centralidad de estos derechos, en conjunto, para la democracia. Decidió que en las condiciones del colapso de las instituciones estatales, por ejemplo, después del golpe, la interconexión de estos derechos es aún más importante, especialmente cuando se usan juntos para protestar contra las violaciones del orden constitucional y la democracia. El tribunal señaló que las declaraciones o acciones a favor de la democracia deberían disfrutar de la mayor protección posible y, dependiendo de las circunstancias, pueden tener un impacto en algunos o todos estos derechos. El derecho a proteger la democracia es parte del derecho a participar en los asuntos públicos, que también incluye el ejercicio de otros derechos, como la libertad de expresión y el derecho de reunión.

Al resolver la cuestión del derecho a participar en la política, el derecho a la libertad de expresión y el derecho de reunión de las personas que ejercen funciones judiciales, la Corte Interamericana señaló que había un consenso regional sobre la necesidad de limitar la participación de los jueces en la actividad política del partido, especialmente considerando que en algunos estados de la región La participación en la política, aparte de votar en las elecciones, estaba totalmente prohibida. La Corte Interamericana enfatizó que restringir la participación de los jueces para proteger su independencia e imparcialidad era compatible con el AHRC. Del mismo modo, señaló que el Tribunal dictaminó que ciertas restricciones a la libertad de expresión de los jueces son necesarias en todos los casos en que la autoridad e imparcialidad del poder judicial puedan ser cuestionadas (citando la sentencia Wille v. V. Liechtenstein del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (Wille v Liechtenstein) del 28 de octubre de 1999, queja No. 28396/95, § 64, y la sentencia del Tribunal Europeo en el caso de Kudeshkina v. Rusia del 26 de febrero de 2009, queja No. 29492/05, § 86, “El boletín de jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”, núm. 116).

Sin embargo, la Corte Interamericana dictaminó que los poderes de los estados para regular o restringir estos derechos no son discrecionales. Cualquier restricción a los derechos proclamados en el AHRC debe interpretarse de manera restrictiva. La restricción a la participación de los jueces en la actividad política del partido no debe impedir que los jueces participen en todas las discusiones sobre temas políticos. En este sentido, pueden surgir situaciones cuando el juez, como miembro de la sociedad, cree que el deber moral requiere que él exprese su opinión.

En consecuencia, la Corte Interamericana determinó que las restricciones que generalmente se imponen al derecho de los jueces a participar en las actividades políticas de los partidos no se aplican en situaciones de grave crisis democrática, como en el presente caso. Negar el derecho de los jueces a hablar en contra de un golpe sería contrario a la independencia inherente al poder estatal. Además, el simple hecho de que se iniciaran procedimientos disciplinarios contra jueces por sus acciones contra un golpe de estado podría tener un efecto aterrador y, por lo tanto, crear una restricción inapropiada de sus derechos.

Así, los procedimientos disciplinarios contra López Lone y Cheves de la Rocha constituyeron una violación de su libertad de expresión, el derecho de reunión y los derechos políticos, mientras que los procedimientos contra Flores Lance y Barrios Maldonaldo constituyeron una violación de su libertad de expresión y sus derechos políticos. La Corte Interamericana también concluyó que, debido a la exclusión de los jueces, López Lone, Cheves de la Rocha y Flores Lance ya no podían participar en AJD, por lo tanto, su destitución también constituía una violación de su libertad de asociación.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos de los artículos 23, 13, 15 y 16 en relación con el párrafo 1 del artículo 1 y el artículo 2 de la CADH (emitidos por unanimidad).

Artículos 8 (derecho a un juicio justo), 25 (derecho a protección judicial) y 23 en relación con el párrafo 1 del artículo 1 y el artículo 2 de la CADH. La Corte Interamericana recordó que los jueces, a diferencia de otros servidores públicos, disfrutan de garantías especiales debido a la necesaria independencia del poder judicial. A este respecto, descubrió que (i) el respeto a las garantías judiciales incluye el respeto a la independencia de los jueces, (ii) la noción de independencia de los jueces se manifiesta en el derecho subjetivo de un juez a ser removido del cargo solo por motivos permitidos y ya sea a través de procedimientos que satisfagan todas las garantías judiciales, o al finalizar el mandato y (iii) cuando un juez es destituido arbitrariamente del cargo, se ven afectados el derecho a la independencia de los jueces, así como el derecho a ocupar un cargo público y permanecer en él bajo las condiciones generales de igualdad.

La garantía de la tenencia de jueces, además de garantizar que un juez solo pueda ser destituido de su cargo en las condiciones descritas anteriormente, implica que (i) los jueces solo pueden ser destituidos por infracciones disciplinarias graves o incompetencia y (ii) cualquier procedimiento disciplinario contra jueces debe llevarse a cabo de conformidad con las normas de conducta establecidas para los jueces a través de procedimientos justos para garantizar la objetividad y la imparcialidad de conformidad con la constitución o la ley.

Los jueces en el presente caso fueron sometidos a procedimientos disciplinarios, en los cuales la primera decisión sobre el despido fue tomada por la Corte Suprema, mientras que las quejas fueron examinadas por el Consejo de Jueces, un órgano subordinado y subsidiario de la Corte Suprema. La Corte Interamericana dictaminó que (i) los jueces fueron sometidos a procedimientos disciplinarios no prescritos por la ley, (ii) sus quejas fueron examinadas por el Consejo de Jueces, que no solo no era legalmente competente para esto, sino que tampoco tenía la independencia e imparcialidad para verificar las decisiones del Supremo tribunal, (iii) el Tribunal Supremo no proporcionó garantías objetivas de imparcialidad para decidir sobre presuntos delitos disciplinarios cometidos por los solicitantes, ya que estos delitos se referían a acciones en respuesta a un golpe de estado.

La Corte Interamericana concluyó que el estado violó las garantías judiciales de cuatro jueces en el presente caso, así como el derecho a permanecer en el cargo de tres jueces, cuyo despido se confirmó en apelación.

En lo que respecta al derecho a la protección judicial, la Corte Interamericana consideró que el contexto en el que se habían producido los hechos del caso y el hecho de que cualquier queja de amparo contra una decisión del Consejo de Jueces tenía que presentarse ante la Corte Suprema hizo que este recurso fuera ineficaz. Por lo tanto, concluyó que el estado violó el derecho a la protección judicial de los cuatro jueces.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos de los artículos 8, 25 y 23 en relación con el párrafo 1 del artículo 1 y el artículo 2 de la CADH (emitido por unanimidad).

Artículo 9 (exención de las leyes ex post facto) en relación con el párrafo 1 del artículo 1 y el artículo 2 de la CADH. La Corte Interamericana dictaminó que las reglas disciplinarias que se aplicaban a los solicitantes otorgaban al juez disciplinario demasiada discreción en la sentencia. Hizo hincapié en que el despido o la destitución del cargo es la medida más restrictiva y estricta que se puede tomar en casos disciplinarios y, por lo tanto, debe cumplir con el principio de máxima severidad. La posibilidad de aplicar una medida de este tipo debería ser predecible ya sea por el hecho de que la ley lo proporciona directa y claramente o por el hecho de que la ley prevé su nombramiento sobre la base de una decisión judicial o un reglamento sobre la base de criterios objetivos para limitar dicha libertad de discreción. Además, la Corte Interamericana señaló que los solicitantes fueron castigados sobre la base de una multitud de normas. La falta de motivación adecuada en las decisiones impidió que la corte interamericana identificara los motivos reglamentarios o la conducta ilegal por la que fueron despedidos, así como analizar su seguridad jurídica. Sin embargo, la Corte Interamericana advirtió contra el uso de conceptos vagos, como "la dignidad de la administración de justicia" o "el honor de un puesto", al formular violaciones punibles de la ley sin establecer criterios objetivos a través de la regulación o la interpretación judicial que limite la discreción del juez y separe estas condiciones de las personales. y opiniones privadas.

Ex post facto (lat.) - con fuerza retroactiva. Esto se refiere a la prohibición de la aplicación retroactiva de una ley que empeora la situación del acusado.

Por las razones expuestas anteriormente, la Corte Interamericana concluyó que el estado había violado el principio de legalidad con respecto a los cuatro jueces.


RESOLUCIÓN


El caso ha violado los requisitos del Artículo 9 en relación con el párrafo 1 del Artículo 1 y el Artículo 2 de la Convención de la CADH (emitido por unanimidad).

(c) Compensación. La corte interamericana determinó que esta decisión es en sí misma una forma de compensación y ordenó al estado que (i) reincorpore a López Lone, Flores Lance y Chevez de la Rocha en puestos similares a los que se tenían al momento del despido, con los mismos beneficios y beneficios. y la clase de calificación para la que calificarían si fueran reintegrados en ese momento. Si esto no es posible, el estado está obligado a pagar la cantidad especificada en la resolución, (ii) publicar la resolución y un extracto oficial de la misma, (iii) pagar las cantidades previstas por la resolución como compensación por daños materiales y no pecuniarios y el reembolso de los costos y gastos legales.

 

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.