La CIDH encontró una violación de los requisitos del párrafo 1 del artículo 7, el párrafo 3 del artículo 7, el párrafo 5 del artículo 7 y el párrafo 6 del artículo 7 en relación con el párrafo 1 del artículo 1 de la CADH.

Заголовок: La CIDH encontró una violación de los requisitos del párrafo 1 del artículo 7, el párrafo 3 del artículo 7, Сведения: 2020-06-22 05:16:53

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 30 de junio de 2015 en el caso de Wong Ho Wing v. Perú (Serie C, No. 297).

El solicitante recibió asistencia para preparar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Washington, EE. UU.).

Posteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos remitió la queja del solicitante a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (San José, Costa Rica) para su consideración. Luego la denuncia fue comunicada a Perú.

En el caso, se consideró con éxito la denuncia en el caso de la obligación de los Estados partes en la Convención Americana en el contexto de los procedimientos de extradición.

Obligaciones de los Estados Partes en la Convención Americana en el contexto de los procedimientos de extradición.


Circunstancias del caso


El solicitante era ciudadano de la República Popular de China, buscado por las autoridades de Hong Kong (China) en relación con el contrabando de bienes, el lavado de dinero y el soborno. El 27 de octubre de 2008, las autoridades peruanas lo detuvieron en el aeropuerto de Lima de acuerdo con la "alerta roja" de Interpol. Fue sometido a "detención temporal o previa a la extradición" antes de ser puesto bajo arresto domiciliario el 10 de marzo de 2014.

El 14 de noviembre de 2008, Perú recibió una solicitud de extradición de China. El 10 de diciembre de 2008 se celebró una audiencia pública, durante la cual el solicitante y su representante informaron que la pena de muerte estaba prevista para el contrabando. El 20 de enero de 2009, la segunda cámara provisional de la Corte Suprema de Perú emitió la primera decisión consultiva en procedimientos de extradición, declarando la solicitud de extradición admisible en relación con delitos de evasión de impuestos o contrabando y soborno. Tras esta decisión, el 26 de enero de 2009, el hermano del solicitante presentó una solicitud para la emisión de una orden de hábeas corpus. El 24 de abril de 2009, el 56 ° Tribunal Penal de Lima declaró que la solicitud de emisión de hábeas corpus estaba justificada e invalidó la decisión consultiva del 20 de enero de 2009 porque no estaba suficientemente motivada.

La orden de hábeas corpus, una de las instituciones de justicia más importantes en el sistema legal anglosajón, es emitida por un tribunal para verificar la legalidad y validez de la prisión de una persona.

El 11 de diciembre de 2009, China informó a Perú que su Corte Suprema había decidido no aplicar la pena de muerte si el solicitante era extraditado y condenado. El 27 de enero de 2010, la Corte Suprema de Perú emitió otra decisión consultiva en la que se pronunció a favor de la extradición, dada la decisión de la Corte Suprema de China. Tras esta decisión, el 9 de febrero de 2010, el representante del solicitante presentó una solicitud para la emisión de una orden de hábeas corpus, que fue declarada inadmisible. El representante presentó una queja, citando una violación del derecho constitucional.

El 1 de mayo de 2011, entró en vigencia la octava enmienda del Código Penal chino, que abolió la pena de muerte por contrabando, por lo que se solicitó la extradición del solicitante. El 24 de mayo de 2011, el Tribunal Constitucional peruano examinó la queja a través de procedimientos constitucionales y ordenó a las autoridades ejecutivas que se abstengan de extraditar al solicitante, considerando que las garantías diplomáticas ofrecidas por China eran insuficientes para garantizar que no se aplicara la pena de muerte. El 9 de junio de 2011, emitió una decisión adicional aclarando que las garantías diplomáticas ofrecidas por China faltaban en el expediente del caso. Después de eso, las autoridades ejecutivas utilizaron varios recursos judiciales para aclarar el método de ejecución de la decisión, que no arrojó ningún resultado. La decisión final de las autoridades ejecutivas sobre la solicitud de extradición aún no se toma en la fecha de la sentencia de la Corte Interamericana.


DERECHA


(a) Objeción preliminar. El Gobierno se opuso a la falta de agotamiento de los recursos internos alegando que (i) en el momento de la denuncia inicial, los recursos internos no se habían agotado, y (ii) al decidir sobre la admisibilidad, la Comisión no había tenido en cuenta que en espera de otras solicitudes para la emisión de una orden de hábeas corpus.

La corte interamericana rechazó el primer argumento, considerando que, de conformidad con el artículo 46 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante, CADH), se requiere el agotamiento de los recursos internos cuando se toma una decisión sobre la admisibilidad de la denuncia y cuando se presenta. Con respecto al segundo argumento, el tribunal señaló que la solicitud de emitir una orden de hábeas corpus era parte del procedimiento ordinario de extradición en Perú y, por lo tanto, no requería el agotamiento de los recursos internos.

(b) Artículo 4, párrafo 1 (derecho a la vida) en relación con el Artículo 1, párrafo 1 (obligación de respetar y garantizar los derechos) de la CADH y el Artículo 14, párrafo 4, de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura (CIPN) (prohibición de retorno forzado). El tribunal determinó que los estados tienen la obligación de no extraditar, a través de la extradición, a una persona bajo su jurisdicción si hay buenas razones para creer que enfrentarán un riesgo real, predecible y personal de ser sometidos a un tratamiento contrario a su derecho a la vida y la prohibición de tortura o crueldad, inhumana o trato degradante. Por lo tanto, cuando una persona declara a las autoridades estatales que existe una amenaza en caso de retorno, las autoridades competentes de ese estado están obligadas a entrevistarlo al menos y llevar a cabo una evaluación preliminar para determinar si existe esta amenaza si es expulsado. Esto implica que cuando se le da a una persona la oportunidad de explicar las razones por las cuales no debe ser expulsado, se deben respetar ciertas garantías judiciales básicas, y si se confirma la amenaza, no se debe devolver a la persona al país donde existe la amenaza.

El tribunal determinó que para uno de los delitos que requerían la extradición del solicitante, se abolió la pena de muerte. Por lo tanto, no existía una amenaza real para su derecho a la vida.

Se ha establecido que para determinar si existía riesgo de tortura u otras formas de trato cruel, inhumano o degradante, se debe considerar lo siguiente: (i) la supuesta situación de amenaza en el estado solicitante, incluidas las condiciones relevantes en el estado solicitante, así como las circunstancias específicas del solicitante, y (ii) garantías diplomáticas proporcionadas. Con base en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la Corte Interamericana sostuvo que la calidad de la confiabilidad de las garantías diplomáticas debe ser evaluada. La Corte Interamericana determinó que la información a la que se refiere el presente caso tanto por la Comisión como por el representante se refería a la situación general de los derechos humanos en China. La Corte Interamericana consideró que esto era insuficiente para concluir que la extradición del solicitante implicaría para él un riesgo real, predecible y personal de ser sometido a un tratamiento contrario a la prohibición de la tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.


SALIDA


La extradición no constituiría una violación de la obligación del Perú de otorgar al solicitante el derecho a la vida y la seguridad de la persona (arts. 4 y 5 junto con el artículo 1, párrafo 1 de la CADH) o la obligación de cumplir con la prohibición del retorno forzoso (artículo 13, párrafo 4, de la ICNL) - "en contra").

(c) Sección 8, párrafo 1 (derecho a un juicio justo) y Sección 25, párrafo 1 (derecho a garantías judiciales y protección judicial) en relación con la Sección 1, párrafo 1 del ACCHR. Con respecto al presunto incumplimiento de la decisión de la Corte Constitucional, la Corte Interamericana determinó que Perú debería haber decidido cómo debería continuar la consideración de la solicitud de extradición del solicitante, dado que en este momento no existía una amenaza para sus derechos a la vida y la seguridad de la persona en caso de extradición, pero que había una decisión del Tribunal Constitucional, que a primera vista no podía modificarse y, en principio, era vinculante para las autoridades ejecutivas. Además, la Corte Interamericana tuvo en cuenta el hecho de que las acciones de las autoridades ejecutivas, que cometieron a su discreción, podrían estar sujetas a una revisión constitucional posterior.

Con respecto a la duración del proceso de extradición, la Corte Interamericana analizó cuatro elementos para determinar si la duración era razonable: (i) la complejidad del caso, (ii) la actividad procesal de la parte interesada, (iii) la conducta del poder judicial, y (iv) las consecuencias para el estado legal de la persona involucrado en el caso. Concluyó que las autoridades estatales no habían actuado con la debida diligencia y no habían cumplido la obligación de urgencia requerida por el informe del solicitante. Entonces, los procedimientos de extradición excedieron un tiempo razonable. En lo que respecta a otras garantías del debido proceso, la Corte Interamericana concluyó que, dado que el solicitante había participado en la etapa judicial del procedimiento y había tenido la oportunidad de recurrir a la revisión judicial de la decisión final sobre extradición, el Estado no había violado su obligación de garantizar el derecho del solicitante a ser escuchado.


SALIDA

 

El caso ha violado una garantía razonable (cláusula 1 del artículo 8 junto con la cláusula 1 del artículo 1 de la CADH, votó con tres votos a favor y tres en contra, con el voto decisivo del Presidente), no hay violación del derecho a ser escuchado y el derecho a la defensa ( El Artículo 8, párrafo 1, en conjunción con el Artículo 1, párrafo 1, emitido por cinco votos a favor y uno en contra,) no es necesario resolver la cuestión del presunto incumplimiento del derecho a la protección judicial previsto en el Artículo 25 (emitido por cinco votos a favor y uno - "en contra").

(d) Artículo 5 (derecho a la integridad personal) y 7 (derecho a la libertad personal) en relación con el párrafo 1 del artículo 1 de la ACCHR. En el presente caso, el titular de los derechos, cuya situación se está considerando, era un extranjero detenido en relación con la presencia de una orden de detención internacional y la solicitud de extradición posterior.

Sin embargo, a pesar de los motivos de detención, dado que es una privación de libertad realizada por un Estado parte en la Convención, debe cumplir estrictamente con las disposiciones aplicables de la AHRC y la legislación nacional.

Con respecto al derecho a la libertad personal, la Corte Interamericana concluyó que (i) el solicitante fue sometido a una privación arbitraria de libertad que era excesiva, (ii) ciertos recursos de hábeas corpus no fueron efectivos, y (iii) el estado evadió las decisiones en comunicación con estos remedios dentro de un tiempo razonable.

Finalmente, en relación con la presunta violación del derecho del solicitante a la seguridad de la persona como resultado de la privación de libertad, la Corte Interamericana concluyó que los argumentos se referían a un "efecto secundario de la detención".


SALIDA


La violación del párrafo 1 del Artículo 7, el párrafo 3 del Artículo 7, el párrafo 5 del Artículo 7 y el párrafo 6 del Artículo 7 junto con el párrafo 1 del Artículo 1 de la CADH (dictada por cinco votos a favor y uno en contra), no hay violación del párrafo 2 del Artículo 7 en no hay violación de la cláusula 2 del artículo 7 junto con la cláusula 1 del artículo 1 de la AHRC (dictada por cuatro votos a favor y dos en contra) , y no hay violación del Artículo 5 en relación con el párrafo 1 del Artículo 1 de la AHRC (emitido por cinco votos a favor y uno en contra).

(e) Compensación. La Corte Interamericana decidió que el fallo como tal constituye una forma de compensación, y ordenó al estado (i) que tome la decisión final lo antes posible en los procedimientos de extradición relacionados con el solicitante, (ii) revise de inmediato la cuestión de la privación de libertad del solicitante, (iii) publique el fallo y su resumen oficial y (iv) pagar el monto previsto por la sentencia como indemnización por daños materiales e inmateriales y el reembolso de los costos y gastos legales.

 

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.