El TEDH encontró una violación del artículo 8 de la Convención para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales.

Заголовок: El TEDH encontró una violación del artículo 8 de la Convención para la Protección de los Derechos Humanos y Сведения: 2019-06-19 16:02:42

Sentencia del TEDH de 6 de noviembre de 2017 en el caso de Vicent Del Campo (España) (demanda No. 25527/13).

En 2013, el demandante fue asistido en la preparación de una demanda. Posteriormente, la demanda fue comunicada a España.

El caso fue considerado exitosamente como la demanda del solicitante para encontrarlo culpable de persecución psicológica, indicando su nombre en una decisión judicial tomada sobre los resultados del proceso contra su empleador, que el solicitante no conocía. El caso ha violado los requisitos del artículo 8 de la Convención para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales.


LAS CIRCUNSTANCIAS DEL CASO


El solicitante, un profesor y el jefe de un departamento en una escuela pública, fue acusado de persecución psicológica contra un colega. Después de que las autoridades desestimaran la queja por no estar demostrada, recurrió ante el tribunal a la administración regional, exigiendo una indemnización por el hecho de que no se había advertido a la fiscalía. En 2011, el Tribunal Supremo reconoció que el supuesto acoso psicológico en el lugar de trabajo había sido comprobado y ordenó a la administración que pagara una indemnización de 14.500 euros. La decisión del tribunal indicó el nombre del solicitante. El solicitante, que se enteró de este proceso solo a través de una publicación en un periódico local en algún momento después de que se tomó la decisión del tribunal, presentó una solicitud para ser reconocida como parte en el caso. El Tribunal Supremo rechazó su demanda alegando que no se podía considerar que el solicitante tuviera un interés directo en el caso de establecer la responsabilidad de la administración regional.


PREGUNTAS DE DERECHO


Respecto al cumplimiento del artículo 8 del Convenio. Como el solicitante no era parte en el caso de responsabilizar a la administración regional, de acuerdo con la legislación española, la conclusión sobre la responsabilidad de la administración no implicaba automáticamente ningún beneficio o daño a sus derechos. Ni la motivación de la decisión judicial, ni la declaración de hechos contenida en ella bajo ninguna circunstancia tuvieron el poder de res judicata con respecto al proceso posterior de llevar al funcionario ante la justicia en relación con la presunta infracción del daño en el desempeño de sus funciones oficiales.

Teniendo en cuenta que la decisión del Tribunal Supremo indicó el nombre del solicitante y concluyó que su comportamiento era de acoso e intimidación psicológica, y también teniendo en cuenta que la publicación de estos hallazgos podría tener consecuencias negativas para la vida personal y familiar del solicitante, la queja estaba dentro del ámbito de aplicación del artículo 8 del Convenio.

Además, la divulgación de la identidad del solicitante en el texto de la decisión del Tribunal Supremo no puede considerarse una consecuencia previsible de las acciones del propio solicitante. Según los materiales del caso, parece que el solicitante no sabía nada sobre este proceso. No fue citado ante el tribunal, no era parte en el caso, cuyo tema era solo el establecimiento de responsabilidad administrativa en relación con la acción o inacción de los funcionarios en el desempeño de sus funciones. Además, la queja de persecución en el trabajo, presentada personalmente por el colega del autor de la queja, se dejó sin satisfacción, y el colega no presentó otras quejas contra el autor de la queja. El solicitante nunca fue acusado y no fue declarado culpable de ningún delito.

En consecuencia, las medidas denunciadas por el solicitante constituían una "interferencia" con su derecho al respeto de su vida privada y perseguían el objetivo de "proteger los derechos y libertades de los demás", en particular los derechos del compañero del solicitante como presunta víctima de un proceso judicial en el lugar de trabajo mediante el reconocimiento y la publicidad. Revelación de hechos en reparación por daños y en beneficio de la adecuada administración de justicia.

Si el proceso de responsabilidad de la administración tenía características específicas, el Tribunal Supremo no limitó sus argumentos a simplemente afirmar que la situación en la que se encontraba la colega de la demandante era un acoso en el lugar de trabajo, y que las autoridades educativas, a pesar del hecho de que Consciente de esta situación, no tomó medidas efectivas para detenerla. El Tribunal Supremo realizó un análisis exhaustivo de los hechos y las pruebas y concluyó que el comportamiento del solicitante era una persecución psicológica repetida. Tal calificación de la conducta de la solicitante en una decisión judicial autorizada probablemente podría haber sido de gran importancia en la medida en que expresó su condena pública a la demandante y podría tener una gran influencia en su posición personal y profesional, así como en su honor y reputación.

La legislación española pertinente no requería la identificación del funcionario que causó el daño, y no hizo que la administración fuera procesada en función de establecer la culpabilidad del funcionario en forma de intención o negligencia. Así, los tribunales del estado demandado solo tenían que establecer la existencia del daño y su conexión con el funcionamiento del aparato estatal. El Tribunal Supremo también tenía derecho a omitir cualquier nombre en su fallo, a evitar especificar la identidad del solicitante, oa restringir la publicación de información sobre procedimientos judiciales por razones de orden público o protección de derechos y libertades. Además, el acceso al texto de la decisión o a algunas de sus partes podría restringirse si se afectara el derecho de la persona a la privacidad. Estas medidas limitarían significativamente el impacto de la decisión sobre el derecho del solicitante a proteger su reputación y su vida personal, y no está claro por qué el Tribunal Supremo no tomó tales medidas para proteger la identidad del solicitante.

El solicitante no fue notificado, interrogado, convocado o notificado de otro modo de la queja presentada por su colega ante el Tribunal Supremo. En consecuencia, no tuvo la oportunidad de exigir que el Tribunal Supremo no divulgue datos personales u otra información privada antes de la decisión. En consecuencia, la interferencia con la privacidad del solicitante no fue acompañada por salvaguardas efectivas y adecuadas.

El caso tuvo implicaciones significativas y fue ampliamente difundido. Aunque no está claro cómo los medios de comunicación obtuvieron información sobre el caso, se observó que, de acuerdo con la legislación española, los procedimientos judiciales estaban abiertos, excepto en los casos en que era necesaria una audiencia a puerta cerrada para proteger los derechos y libertades. Como resultado, las decisiones se anunciaron públicamente y, luego de su adopción y firma por el tribunal correspondiente, se publicaron. Además, una vez que se tomó la decisión, el acceso a ella ya estaba fuera del control del Tribunal Supremo, ya que el permiso para distribuir documentos relacionados con los procedimientos contra terceros que no eran parte en el caso estaba bajo la jurisdicción del secretario del tribunal y no de los jueces. Teniendo en cuenta esta circunstancia, así como la obligación de las autoridades de proteger la reputación de las personas, el Tribunal Supremo debería haber tomado las medidas necesarias para proteger el derecho a la privacidad del solicitante.

La interferencia con el derecho del autor a respetar su vida privada como resultado de la decisión del Tribunal Supremo no se justificó suficientemente en las circunstancias particulares del caso y, a pesar de los límites de la discreción de los tribunales del acusado en tales asuntos, la interferencia no fue proporcional a los objetivos legítimos perseguido.


Resolucion


El caso fue una violación del artículo 8 de la Convención (adoptado por unanimidad).


PAGO


En aplicación del artículo 41 del Convenio. El Tribunal otorgó a la demandante 12,000 EUR por daños no pecuniarios, la demanda por daños materiales fue rechazada.

 

Добавить комментарий

Защитный код
Обновить

© 2011-2018 Юридическая помощь в составлении жалоб в Европейский суд по правам человека. Юрист (представитель) ЕСПЧ.